El sistema de frenos opera bajo el principio de transformar la energía cinética en térmica. Es decir, cambiar el movimiento por calor.

En terminos simples -que infortunadamente no todos entienden- cuando frena mucho, los frenos se calientan mucho y la consecuencia de eso es que los frenos dejan de frenar

Las buenas prácticas recomiendan usar los frenos sin excederse, reducir la velocidad usando la caja y parar un rato para permitir que los frenos se enfríen

 

Galería de imágenes: Otros 0

También le puede interesar